Crítica de "The bookshop"/ "La librería"




Un libro es como una casa: tiene cuatro paredes, un piso y un techo.
Y una tienda de libros es para Florence Green, la protagonista de La librería, el lugar donde quiere vivir, su hogar.
La última película de la directora catalana Isabel Coixet está filmada fuera de España como es habitual en sus anteriores trabajos. En este caso en Irlanda, en un pueblo imaginario donde la protagonista, Florence Green, sueña con abrir una librería. Y así lo hará.
El film es una adaptación de la novela homónima de Penélope Fitzgerald y, según la directora, una versión un poco más amable que la original. No es dato menor que la película haya ganado los premios Goya a mejor guion y mejor dirección.
Tiene sentido y mucho.
Elegante, precisa y conmovedora, La librería sigue la tradición de las películas más completas de la directora que conforman una extensa filmografía que se empieza a disfrutar desde el momento en el que aprendemos los nombres de algunos de sus films: Demasiado viejo para morir joven (1989), Mi vida sin mí (2003), La vida secreta de las palabras (2005), Mapa de los sonidos de Tokio (2009), Nadie quiere la noche (2015).
Coixet tiene clarísimo cómo filmar la intimidad y ésta ya no depende de la desnudez ni de siquiera estar en un espacio interior. Presentan el mismo nivel de intimidad escenas de Florence leyendo en su cama, con el cabello suelto y enredada entre las mantas, que momentos en los que contempla el mar como parte de un ritual que la constituye, define y es parte fundamental de su libertad.
Y este acto de alejarse se presenta como una especie de reconocimiento a los tiempo considerados muertos como son los de la escritura, la caminata y la contemplación.  
Quizás es allí donde reside la debilidad y el valor de la directora: en exponer las emociones desde las sutilezas, pero con (innecesarios) subrayados de una banda sonora hermosa pero convencional.
Las actuaciones subrayan los artificiales códigos de una sociedad tan protocolar como la británica y son los personajes los que se imponen por sobre el paisaje. Queda claro que en ese pueblo cualquier fuerza de la naturaleza no podrá nunca por sobre la voluntad de las personas que ahí residen. Es en un territorio tácito, después de todo, donde se encuentra la mayor parte de la tensión de esta historia, bajo gestos de cortesía y buena educación, pero en lo que sucede cuando una persona (y la cámara) abandonan la habitación.

Año de lanzamiento: 2018
Directora: Isabel Coixet
Guion: Isabel Coixet
Actores: Emily Mortimer, Patricia Clarkson, Bill Nighy.
Calificación: para mayores de 13.
Duración en minutos: 112 minutos.
Valoración: 4 estrellas. Muy buena.

Publicada originalmente en La voz del Interior, edición impresa.


0 comentarios :

Sofía Ferrero Cárrega

Barí en tu email