LA CASA DE AL LADO






A veces alguien va y se instala por un tiempo.
Se nota porque la limpian, le desenredan las telarañas, le pintan las uñas.
A veces alguien se muda y empieza, de golpe, a ser sus puertas, sus ventanas, su vidrios despejados.
Subraya sus límites, delinea los muebles el novel inquilino.
A veces. Siempre a veces. Nunca siempre.

La casa de al lado nunca se termina de habitar.
A veces. Siempre a veces. Nunca siempre.

8 comentarios :

Soledad Soler dijo...

Mujeres habitadas...quién el visitante...a veces...siempre es el cuento...el mismo...nunca

SOFIA ANDREA dijo...

He gastado muchos dias de mi vida
en la construccion
de un cementerio.

Cada uno de los días malvividos son cruces,
ladrillos de ese
cementerio enfermo.

Contigo fuí ciprés.
El más alto,
el más firme,
el más entero.

De esto pueden dar fé
los que viendo no ven,
los que oyendo no entienden.

El amor entre elefantes
crece lento.

el winco verbal dijo...

Hermosa Sofía: cada frase que encuentro en este lugarcito, es mucho de vos por eso es tan fantástico y vivo tus cosas, me entero de vos te siento mi amiga y un poco hasta mi hija porque pretendo que ella pueda armar sus alas y con fortaleza armarme de su esencia para sentirla cerca cuando decida como mujer.
Por eso me entreno con vos...

Barí dijo...

Sole: gracias bella sole.

SA: uff cómo nubla la tristeza y qué bello sos.

Winco: bella amiga. Gracias. tus cagadas a pedo me ubican en este mundo.
si ese efecto tenés en mi, tu hija será todo lo que sueñas y más.
Te quiero mucho

Carla dijo...

que imagen! me gusta mucho mucho

Barí dijo...

Gracias Carla. Qué honor.
Tengo debilidad, ultimamente, por las fotos movidas.
Todas las que por lógica se borrarían, yo les hago unos detoques o no y las subo. si te fijas hay varias así.
gracias muchas.
abrazo

Carla dijo...

que dilema...digo sobre lo que se borra o no. soy bastante impulsiva con el delete. pero ya no me arrepiento :)

Lucila Lastero dijo...

Buenas Sofía... Buenos tus textos, encontré esta casita caminando un rato por ahí. Desde Salta, Argentina. Saludos!

Sofía Ferrero Cárrega

Barí en tu email