II

Pronuncio palabras que otro gestó.
Pronuncio palabras de otro y en ese acto la violento.
En voz alta las pronuncio y esta voz deja de ser mía.
El hecho es que la rebeldía nunca resultó.
Somos prisioneros en mantas alquiladas que esquiladas, trasquilan lo que podríamos llegar a ser.

Renuncio a mi palabra que antes fue idea y ahora suena y ya es de otro.
La idea, la voz y la palabra.

3 comentarios :

Lucas Varela dijo...

eeeeeeste, este era!.

el winco verbal dijo...

a veces somos como otros pero siempre nosotros.

Lucila dijo...

Sofía, tengo un par de amigos que están viviendo en Barcelona (bah, tengo un montón, pero ellos son los que más se comunican con blog) y me gustaría que visites su página; es
www.vlc2006.blogspot.com

Sofía Ferrero Cárrega

Barí en tu email