BUSAN INTL. FILM FESTIVAL: OPEN TALK BONG JOON-HO/ TARANTINO





No hubo tiempo para el rumor o el trascendido. Simplemente llegó un mail avisando del evento: Open Talk Bong Joon-ho (BJH) y Quentin Tarantino (QT). Así, en una hermosa tarde en la que la luz acusaba el final del otoño y del Festival Internacional de Busán (BIFF) Quentin Tarantino llegó a la ciudad surcoreana desde Macao, donde recibió el premio por su carrera en los Premios HuadingAsí, de repente, espontáneamente, como fan, no como invitado, y este fue el único evento que aceptó hacer. Ni entrevistas, ni master class, ni nada. Y la charla fue moderada nada más y nada menos que uno de los críticos más reconocidos actualmente, Scott Foundas (SF).

SF: Tarantino, ¿qué te hizo venir al BIFF?
QT: Vine impulsivamente. Estaba en Macao por una ceremonia de premios, preparándome para ir a otro Festival cuando mi amiga Jenny Jue, que fue Directora de Casting en Inglourious Basterds(Quentin Tarantino, 2009) y en Snowpiercer (Bong Joon-ho, 2013) me dijo que vendría al BIFF y que pasaría tiempo con el Director Bong (al que aún no había podido conocer) así que le pregunté: “¿puedo ir?” Ella dijo sí, y aquí estamos.
SF: ¿Cómo conociste el trabajo del Director Bong y qué te hizo interesarte en su obra?
QT: la primera película que vi fue The Host (2006) cuando fue estrenada en los cines. Había escuchado que era una muy buena película y cuando la vi quedé muy impresionado. Pensé que de todos los directores que han estado dando vuelta en los últimos veinte años, Bong tiene esa cualidad del Spielberg de los 70, en la que sin importar el tipo de historia, siempre hay un nivel de comedia y entretenimiento. Cuando se piensa en Tiburón usualmente se recuerdan grandes escenas cargadas de suspenso y miedo pero siempre hay maravillosos momentos cómicos a través de toda la película. Y veo lo mismo a través de todo el trabajo de Bong. Eso me llevó a ver Memories of Murder (2003) y creo que comparte el mismo nivel de genialidad que The Host así que para ese entonces ya era un gran fan.
SF: Ambos gravitan sobre los dramas, en general, pero como excusa para abarcar temáticas más trascendentes. En el caso de Tarantino westerns de venganza sobre la esclavitud; un hombre con una misión en medio del Holocausto. En el caso del Director Bong, una película de monstruos sobre temas medioambientales; es decir grandes temáticas enterradas bajo una superficie convencional.
QT: Estas son el tipo de películas que me gusta ver. Veo todo tipo de filmes pero son éstos las que prefiero y, usualmente, son los filmes de mis directores favoritos. Esos que colecciono y me obsesionan. Cuando hago una película de artes marciales como Kill Bill (2003) o un western comoDjango Unchained (2012) espero hacerlas a mi manera, reinventar el género un poco al no hacerlas en la manera tradicional sino la versión Tarantino. En definitiva eso es lo que espero estar haciendo. Versiones propias de las películas que me gustan.


SF: ¿Cuáles son algunos de los directores particularmente importantes para hacer este tipo de películas?
QT: Yo me considero un estudiante de cine. Es casi como que estoy yendo a mi Profesorado en cine y el día que me muera será el día en que me gradúe. Es una carrera que toma toda la vida. Volviendo a tu pregunta, con respecto a los spaguetti western adoro a Sergio Leone, Lucio Dasary, Cabucci… amo sus filmes y constantemente estudio sus películas. Las valoro y están todas en mi cabeza en lo que respecta a vocabulario cinematográfico. Pero hay que entender que estas películas son producto de su época. Son de los 60. Yo intento hacer la perspectiva 2013 de ellas, tanto mi perspectiva como la de la audiencia que tal vez no ha visto estas películas pero que pueden hacer relaciones entre ellas.
BJH: En mi caso, me gustan los dramas norteamericanos de los 70. Sin embargo, cuando intenté transpolar las convenciones dramáticas de estos dramas y hacer una películas coreana no se adaptaban muy bien. Por ejemplo, en la películas de monstruos norteamericanas siempre hay científicos y militares o el héroe que lucha contra el monstruo. En mi película hay una familia muy extraña que lucha contra el monstruo en una manera muy poco convencional. Intenté hacer una especie de drama coreano que generara una sensación muy extraña mientras se la ve.


QT: Es gracioso porque la idea de que una familia, no cualquier familia sino una muy rara y jodida como la de The Host, sea la protagonista de un filme es casi insondable en Estados Unidos o casi en cualquier país. Y ese es uno de los elementos que hizo que reinventes el género, al darle un giro totalmente diferente.
BJH: Bueno, ¡los personajes en tus películas también están bastante jodidos!
QT: Verdad, verdad… cuando estabas haciendo Memories of Murder ¿Estabas pensando cómo encajaría dentro del género de asesinos en serie?
BJH: Cuando estaba preparando Memories… estudié mucho sobre los asesinos en serie, incluidos los de Norteamérica. Y por supuesto me influenció mucho El silencio de los corderos (The Silence of the Lambs,Jonathan Demme, 1991), basada en la novela de Thomas Harris, pero mi mayor influencia fue La venganza es mía(復讐するは我にあり1979) de Shôhei Imamura. Sin embargo, aunque me inspiraron mucho estas películas, el caso real en el que está basada Memories… fue tan abrumador que primero tuve que lidiar con eso.


SF: Quisiera preguntarle a Tarantino si le gustaría hacer una película sobre asesinos seriales y al Director Bong si haría un western o una película de guerra.
QT: Oh, no creo que el planeta tierra pueda soportar mi película sobre asesinos en serie. Revelaría demasiado claramente mi enfermedad.
SF: Podría decirse que Natural Born Killers (1994, dirigida por Oliver Stone con guión de Tarantino) podría ser tu película sobre asesinos en serie.
QT: Sí, esa es mi película sobre asesinos en serie. El problema es que realmente odio esa película. Si les gusta lo que hago no vean nunca Natural Born Killers porque realmente apesta.

BJH: Si yo hiciera una película de guerra como Inglorious… probablemente sería sobre un prisionero que elige escapar de la prisión como La gran evasión (The Great Scape, 1963) de John Sturges. De hecho, me gustaría probar todos los géneros menos el musical porque no puedo soportar el vergonzoso momento en el que de repente se ponen a cantar.
SF: Me gustaría conocer sus opiniones sobre el hecho de que, cuando pensamos en todos los tipos de películas que son exhibidos en los festivales de cine, parece haber una especie de reacción contra los filmes de género en relación a los filmes artísticos. Me gustaría escuchar qué piensan sobre el por qué de este virus institucional.
QT: Hay todo tipo de películas y de hecho a mí me gustan todo tipo de películas pero uno de los motivos de por qué las personas van al cine a ver películas de género es que cuando están bien hechas y funcionan bien, son excitantes o divertidas o desprenden la misma sensación que la mayoría de la gente asocia con pasar tiempo con sus hijos cuando van al cine juntos. Ahora, cuando sos mayor o se te sofistica el gusto un poco puedes de hecho disfrutar de una variedad mucho más amplia de películas. Sin embargo, cuando sentimos que somos arrastrados hacia las películas de género, en mi opinión, estamos atraídos a intentar recuperar esas primeras experiencias cinematográficas.

BJH: La sola idea de separar las películas de género de las artísticas o comerciales no tiene sentido para mí porque cuando elijo hacer un filme, quiero hacer una películas que me entusiasme, una historia que me inspire. No estoy pensando en si estoy haciendo una película comercial o artística. Lo que busco es hacer una película que permanezca una vez que el visionado termina, así, por ejemplo, la mañana siguiente, mientras desayunas, alguna escena o diálogo aparece en tu cabeza nuevamente.
QT: ¿Son Jackie Brown (QT, 1997) o Mother (BJH, 2009) películas de género? Jackie Brown tiene elementos del blaxploitation (movimiento cinematográfico que tuvo lugar en los Estados Unidos a principios de los años 1970 con la comunidad afroamericana como protagonista principal de películas) pero yo no la considero pertenenciente al género sino como el estudio de esos personajes. Y lo mismo con Mother. Es una película policial, hay algunos elementos pero es en realidad la historia de esa mujer.
Yo crecí en los 70. Entonces, si querías ver una película de otros sitios fuera de Norteamérica, sólo se tenía acceso a filmes de artes marciales de Taiwan o Hong Kong y a mí me fascinaban. Uno de mis directores favoritos es Ishirô Honda, al que considero junto con Spielberg, los mejores directores de filmes de ciencia ficción, porque película tras película crean su propio mundo, donde según Honda Japón perdió la guerra mundial pero aparentemente, ¡ganó la carrera espacial!
Una de las primeras películas coreanas que vi fueron de un director coreano que filmaba en Hong Kong sobre la guerra de Corea. Fue así como conocí las atrocidades que padeció este país. En el cine, no en la escuela.
BJH: En mi caso considero que el Maestro del cine coreano es Kim Ki-young, director de The Housemaid (하녀1960). De hecho, cerca de mi casa había un cine donde pasaban sus películas a medianoche. Así que solía escaparme mientras mi familia dormía para ver la sesión de medianoche de las películas del Director Kim. Eran muy violentas y sexuales y muchas de ellas eran casi películas de género o serie B y yo disfrutaba muchísimo lo vívido de sus ambientes. Pero cuando fui creciendo comencé a pensar sobre lo que realmente hablaban esas películas y descubrí que también los directores de Norteamérica estaban haciendo ese tipo de películas como John Carpenter o Brian de Palma. Pero al mismo tiempo no podía entender inglés. Por lo tanto no entendía completamente el guión así que terminaba construyendo la película en mi cabeza, lo que creo que activó bastante mi imaginación.


SF: Cuando pienso en los elementos que ambos comparten, una de las cosas que aparece en mi cabeza inmediatamente es que muchos de los grandes directores están obsesionados con trabajar con los mismos actores. En el caso del Director Bong sería Song Kang-ho, Bae Doo-Na o Ko Ah-Sung. ¿Les gustaría hablar sobre si a la hora de escribir una película teniendo actores concretos en mente?
QT: De hecho es muy cómodo trabajar con los mismos actores porque entienden exactamente lo que queremos así que, a lo largo del tiempo, cada vez necesitamos hablar menos y menos. A veces los actores que me gustan de las películas de género que mencionábamos anteriormente son geniales en ese tipo de filmes y por supuesto que los amamos porque son excelentes en las películas que más nos gustan. Pero al mismo tiempo me pregunto qué sucedería si uno les diera diferentes tipos de papeles. Roles en los que realmente pudieran sumergirse y profundizar. Hay grandes actores que siempre hacen pequeños roles y que tienen las mismas o mejores aptitudes que los actores que vemos en roles principales pero que no han tenido tanta suerte. Y, al mismo tiempo, los mejores directores han tenido siempre su grupo de personas con las que trabajan una y otra vez.
En definitiva, es siempre positivo trabajar con personas que uno ya conoce y, al mismo tiempo, nos encanta pensar en la posibilidad de volver a pasar tiempo juntos con los actores con los que ya hemos trabajado. Sin embargo, ellos tienen que ser capaces de decir mis diálogos y no todos pueden hacer eso.
SF: Tenemos la posibilidad de hablar con ustedes dos después de que ambos han realizado las películas más importantes y ambiciosas de sus carreras. Django es la película más exitosa comercialmente de Tarantino. Snowpiercer es un gran éxito en Corea y está a punto de ser exhibida en el resto del mundo. Ambos empezaron como pequeños directores de filmes independientes y ahora son directores de primera línea cuyas películas pueden ser disfrutadas en todo el mundo y han logrado hacer esa transición sin perder ninguna de las características asociadas a esos primeros filmes. Me pregunto si podrían hablar sobre lo que significa desbordar las fronteras del propio país y hacer películas de estudio y de gran presupuesto sin sacrificar ninguno de esos elementos que hacen de sus primeras producciones piezas únicas.
BJH: Mi película no es un filme de Hollywood sino de cooperación internacional porque, aunque esté hablada en inglés tiene inversores y productores coreanos. Sé que en Hollywood el Director no tiene poder de decisión sobre la versión final, ni en el casting. También sé que 40 millones de dólares es un presupuesto increíblemente grande en Corea y en Asia. Sin embargo, tuve la posibilidad de tener independencia creativa y la producción no fue interferida en ningún estadío. Por eso me considero muy afortunado.

QT: En mi caso todo se reduce a que soy el escritor y director de mis películas. Si no fuera el escritor y estuviera estancado buscando materiales que me inspiren probablemente estaría atrapado en algunos de esos lugares. Es fácil conservar tu propia voz cuando es siempre tu escritura, tus palabras y tus imágenes. El proceso de escribir te lleva a saber exactamente qué quieres y cómo lograrlo y es esa, precisamente, la voz del director.


0 comentarios :

Sofía Ferrero Cárrega

Barí en tu email