TU NOMBRE SOBRE EL MIO: CAPÍTULO IV







ELLA QUE ES LEJOS


Ella es minuciosa en su búsqueda. Lo imagina con la delicadeza que solo da la inexperiencia.
Resignada y precisa, lo desmenuza en detalles deseando que su atención se refleje en su futuro.
Espera, intranquila, ansiosa, efervescente que él la abastezca. Que los panes se multipliquen. Pero no llega. Él, tranquilo. Respondiendo sus preguntas. Nunca preguntando. Se hace largo letargo y ella se enoja.
No le entran en el cuerpo más expectativas. No puede extrañar ni añorar una pequeña cosa más. Ya no tiene sitio para almacenar. Se enoja, impaciente y violenta.
Las promesas caen en huecos crónicos que la nostalgia fue cavando.
Por eso ella se enoja. El deseo se le hace incontrolable y lo artificial la asquea. Basta de ponerle música a las fotos. Basta de almacenar carpetas con su nombre.
Cansada, enojada, desbordada tira la toalla.
- Todo o nada.
- Es lo que hay por ahora.
- No me gusta. Nada de lo que hay me gusta
- ¿Nada?
- Nada. Sufrimos de incompatibilidad kilométrica. Un océano de incompatibilidades y 10.000 km de promesas. Me muero joven. Me muero lejos.

4 comentarios :

el winco verbal dijo...

Es muy femenina la protagonista, me gustan los detalles en la descripción de su acciones, parec entrever una triste actitud oculta, de saberse herida ante ciertas posturas de quien amamos.

Anónimo dijo...

En mi película favorita
el protagonista describe en un final increíble a su padre. La más impresionante síntesis que he escuchado: "Era sólido como una pared, pero transparente" y creo que me gusta porque se refleja extrañamente mi propio viejo.
El problema es que muchas veces se ponía sólido, transparente y desafortunadamente impenetrable, ahora de bien viejo parece que se va curando.

Antonio G.

Barí dijo...

Winco: Muy atinadas sus observaciones.
Aunque es un personaje que todavía estoy descubriendo.

Antonio G: Tiene nombre de placer.
Qué película será de la que habla?

Anónimo dijo...

Estimada Barí
me comprometo a que habrá oportunidad para que la compartamos los monólogos son fantásticos

Antonio G.
(el de nombre de placer)

Sofía Ferrero Cárrega

Barí en tu email